Cursos de verano de la Universidad de La Rioja

Catnip
¿Que es la hierba gatera?
16 mayo, 2018
Peludos pertenece a Ascelcre
Proteger sus derechos
14 agosto, 2018
Mostrar todo

Cursos de verano de la Universidad de La Rioja

Cursos de verano Animales, ética y sociedad

Como muchos sabéis a principios de julio asistimos a un curso de la Universidad de La Rioja sobre Derecho animal, ética y sociedad coordinado por Clara Mediavilla, la primera abogada que ha conseguido en La Rioja pena de cárcel por maltrato animalHubo 6 ponencias y sus posteriores coloquios. Hablaron abogadas, veterinarias, juezas, médicos y hasta un filósofo.

A algunas personas ya las habíamos escuchado antes, como a Manuela García que junto con el ayuntamiento de Zaragoza ha implantado el Sacrificio cero, del que ya os hablamos en otra ocasión.

Todas y cada una de las charlas fueron estimulantes y muy interesantes pero a raíz de una noticia de ayer mismo pensábamos en una de ellas. En la Orotava (Canarias) ayer un hombre mató a su mujer, sus dos hijas pequeñas y su perro. Los cuatro murieron. Y es que en el curso, Nuria Querol habló de lo relacionada que está la violencia contra los animales con la violencia entre personas. Como la mitad de los asesinos en serie empezaron siendo niños que torturaban animales. O como Scotland Yard para hacer una valoración del riesgo de una mujer maltratada investiga si los animales de la familia, en caso de que los haya, han sufrido amenazas o daño, en caso afirmativo, la agresión a la mujer se considera inminente. O como el FBI está comenzando un programa sólo para casos de violencia sobre los animales para utilizar esa base de datos en otros tipos de delitos con los que está íntimamente relacionado…

Y es que la violencia sobre los animales habla de enfermedad, de psicopatía, de incapacidad para empatizar con el sufrimiento de otro ser vivo. Si una persona es incapaz de conectar con su dolor, pocas esperanzas nos quedan de que si lo haga con el de otro ser humano. Todo está relacionado. Aunque es una obviedad es bueno que nos lo recuerden de vez en cuando. Los niños de ahora son los adultos del futuro, y si normalizamos los toros de la tarde en la tele, la patada a ese gato, o dejar a un perro abandonado en la cuneta a merced de una muerte cruel (aunque no sea el nuestro), no esperemos después compasión y empatía cuando seamos nosotros los que sufrimos.

Violencia es violencia. Siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *