Adopciones Frustradas

Perro en Peludos Residencia Canina y Felina
Un ejemplo a seguir
14 febrero, 2013
Gato en Peludos Residencia Canina y Felina
Embarazo y gatos
11 marzo, 2013
Mostrar todo

Adopciones Frustradas

Perro de acogida juega en Peludos Residencia Canina y Felina

Al trabajar en el mundo de los animales, con frecuencia conoces de alguien que tiene un perro o un gato recogido en la calle. Es entonces cuando te pones manos a la obra para buscar un adoptante de confianza. Después de un tiempo (mucho o poco, depende de la suerte) lo encuentras, personas buenas, con muchas ganas de dar amor y cuidados, dispuestas a asumir la tremenda responsabilidad de adoptar.

Pero, a la semana, en muchos casos, te devuelven al pequeño, por las mas diversas causas: no es lo que yo esperaba; con mi otro perro o con mi gato no se lleva bien; ensucia la casa; molesta a los vecinos cuando está sólo; no me da confianza con mis hijos…

Perro de acogida en Peludos Residencia Canina y Felina

Happy en peludos

Lo que algunas personas no entienden, es que debe haber un periodo de adaptación, de trabajo y de paciencia, no ocurre siempre, pero sí en muchos casos. Lo lógico es pensar que si un animal ha sido abandonado, no habrá recibido atenciones, educación ni socialización, vamos, que puede tener algunas carencias que habrá que solventar.

Salvo excepciones, las cosas no fluyen por sí solas, sino con un buen trabajo previo, y da igual si hablamos de tocar el violín, aprender un idioma, una relación de pareja o un nuevo miembro en la familia, cuando adoptamos un animal,  hay un periodo de conocimiento y adaptación por ambas partes, y no se puede esperar, por mucho amor a primera vista que haya habido, que en 4 días esté totalmente integrado en la familia, la casa, las rutinas… Puede ocurrir que todo fluya desde el primer momento, pero es una minoría, lo normal, es que el animal esté descolocado, no entienda su nueva situación, no sepa que esperamos de él, la comunicación no fluye como lo hará en unos pocos meses. Además, si ya teníamos otro animal, puede sentirse un poco intimidado por la pérdida de protagonismo, y sienta celos o desconfianza del recién llegado.

Todos estos “problemas” se solucionarán, con tiempo, con paciencia, y si es necesario, con la ayuda de un educador o terapeuta canino o felino, que nos guiará en el camino.

El esfuerzo merece la pena, no sólo habremos “salvado” a nuestro amigo de un destino incierto, sino que  no encontraremos ser más agradecido cuando haya asimilado el cambio de sus circunstancias y haya entendido que esta nueva manada es SU manada.

Perro de acogida en Peludos Residencia Canina y Felina

Braiton busca un hogar

2 Comments

  1. Uxía. dice:

    Pues que te voy a contar que no sepas ya, Blanca. Nosotros cuándo adopamos a “Mía” hubo bastantes “tropiezos” y de hecho aún sigue siendo una perra muy pero que muy especial. Pero desde luego que merece la pena adoptar aunque cueste al principio, esa sensación de saber que haces lo correcto y que has ayudado a un animal que JAMÁS te abandonaría, reconforta en los días que dudas de tu buen hacer. Un amigo no se compra. Saludos desde Oion!!

  2. Peludos dice:

    Pues si, Uxía, llevas toda la razón… un amigo no se compra! un abrazo a toda tu manada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *