Buenos modales

Perro a la sombra en Peludos Hotel Felino y Canino
¿Para siempre? no, gracias.
20 mayo, 2013
Perro en el estanque de Peludos Residencia Canina y Felina
El calor y los perros
25 junio, 2013
Mostrar todo

Buenos modales

Dos perros se olisquean para poder identificarse

¿A qué amante de los animales no le ha pasado, sobre todo de pequeño, que ha ido a acariciar a un perro y se ha llevado un sobresalto al tener el animal una reacción imprevista? Hemos dado un respingo, nos hemos apartado o incluso nos hemos caído del susto… Y hemos pensado: ” joooo, que malas pulgas!”

Esto puede deberse a que el peludo tiene mal carácter, que “haberlos haylos”. Pero, ¿estamos seguros de que nuestra manera de acercarnos ha sido correcta? ¿Hemos sido educados y respetuosos?. Lo cierto es que en el mundo animal existen los buenos modales.

                                                                                 Perros conociéndose en peludos Perros oliéndose en Peludos

Cuando dos perros se ven por primera vez siguen un protocolo conocido por todos, se miran de soslayo y, lateralmente, se van cruzando hasta olerse el trasero. De la misma manera, cuando queremos conocer a un perro, tenemos que presentarnos, no a la manera canina, claro, pero sí acercarnos sin intimidar, sin mirar a los ojos fijamente o sonreír exageradamente. Si lo pensamos, esa conducta es “agresiva” ya que instantes previos a un conflicto entre dos perros éstos se ponen frente a frente, se miran directamente a los ojos, y suben los belfos para mostrar la dentadura. ¿Nos suena? Gracias a miles de años de interacción, los perros han comprendido que estas señales humanas son amistosas, pero si bruscamente una persona desconocida se acerca con estos gestos puede surgir un problema.

¿Alguno de nosotros va por la calle, ve a un señor e inmediatamente decide abrazarle y sin mediar palabra se le echa encima? ¿Cómo creemos que reaccionaría el susodicho señor? Pues mal, claro. Se llevaría un susto y seguramente intentaría apartarnos de un empujón…Entonces, ¿por qué lo hacemos con los animales?

Con los perros desconocidos hay que presentarse y seguir un pequeño protocolo: Nos inclinamos o agachamos lateralmente y extendemos la mano para ver si quiere olernos, si lo hace, casi seguro que el siguiente paso sea aproximarse a nosotros para que le acariciemos. Y ya está. A los niños hay que explicarles cómo acercarse y no coartarles en su intento de tocar a todo bicho viviente, pero enseñarles a hacerlo educadamente. Y todos debemos respetar si el perro decide seguir su camino sin hacernos ni caso. Al fin y al cabo ¡no le podemos caer bien a todo el mundo!.

Samuel en Peludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *