Juguetes peligrosos

Perros disfrutando y jugando en Residencia Canina y Felina Peludos
¿Qué hay para comer?
6 febrero, 2014
Gatos descansando en casa
Dos mejor que uno
9 abril, 2014
Mostrar todo

Juguetes peligrosos

Perro en el estanque de Peludos Residencia Canina y Felina con un balón duro

Hace unos días, recibimos a Jasper, un pastor de Brie majísimo habitual de la guarde, cuyo dueño viaja constantemente por motivos de trabajo. Rápidamente le notamos tristón y parado, no como suele ser él, y con una ligera postura de dolor muy característica en perros: el animal está de pie, quieto, con las 4 patas ligeramente separadas. Llamamos a su dueño preocupadas, quien por suerte aún no había salido de viaje y vino a por él para llevarlo a su clínica veterinaria y que le echaran un vistazo. Le hicieron una radiografía y salió una castaña en el estómago, a punto de pasar al intestino delgado. El motivo era que hacía unos días habían estado en el monte y le estuvieron lanzado castañas, jugando y disfrutando, pero en algún momento del juego, Jasper ingirió una, y ahí se quedó hasta que empezó a dar síntomas, en este caso dolor. Hubo que operar.

Perro jugando en Peludos Residencia Canina y Felina

Protector de botellines de agua

Perro en el estanque de Peludos Residencia Canina y Felina con un balón duro

Juguetes duros que flotan

Los dueños de Luna, una mestiza mediana, nos llamaron hace un par de meses para contarnos que la tuvieron que operar de urgencia y al abrir descubrieron dos corchos de vino en el estómago.

Hace años, Suka, uno de nuestros chicos, un pastor vasco, tuvo que ser operado de urgencia porque estaba muy enfermo a pesar de que las radiografías no mostraban nada. Le abrieron y vieron que un hueso de melocotón había taponado el intestino delgado. Algunos huesos de fruta, incluso muchas semanas después de ingeridos, con sus características rugosidades, hacen auténticas “averías” en el aparato digestivo.

Sabemos de varios peludos que han tragado piedras. De otros tantos que se han cortado los labios por jugar con botellines de agua vacíos o trozos de madera. E incluso de un labrador que se comió una bandeja entera de pinchos morunos con palo y todo!.

Perro en el estanque de Peludos Residencia Canina y Felina con un balón duro

Juguete semirígido para cachorros

A lo largo de estos años, hemos visto vomitar de todo: desde calcetines de esquí gordísimos hasta lencería fina… plásticos, pelotas, piedras, y muchos objetos imposibles de identificar después de estar un montón de días bañados en jugos gástricos.

Aunque no hay que volverse paranoico, si conviene evitar ciertos objetos en el juego, no lanzar nunca piedras ni objetos demasiado pequeños y susceptibles de ser tragados. También recomendamos no dejar que jueguen con leños grandes cuyas astillas se pueden clavar en el paladar o tragarse. Mucha precaución si a tu peludo le gusta la fruta con hueso, especialmente los melocotones. Y si tu perro es de los que escarban en la basura, comprar un cubo con pedal que él no pueda abrir, para evitar que “cace” huesos, corchos, o envases y embalajes con aromas interesante. Teniendo un poco de cuidado …¡básicamente lo que nos queda es cruzar los dedos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *